Omitir
AHORA HASTA 12 MESES SIN INTERESES CON TUS TARJETAS BAC CREDOMATIC EN COMPRAS DESDE Q1,000
AHORA HASTA 12 MESES SIN INTERESES CON TUS TARJETAS BAC CREDOMATIC EN COMPRAS DESDE Q1,000

¡Valió la Pena!

Q125.00

Articulando la política con las luchas sociales desde el Congreso de la República.

F& G Editores y Sandra Morán nos presentan ¡Valió la Pena! más que hilar un libro es un acto político de vida de una mujer rebelde y lesbiana que se reconoce como hija de esos complejos y silenciosos procesos de la ladinización guatemalteca, cuya familia apostó por enterrar sus raíces indígenas como una respuesta al histórico racismo nacional. Por ese origen doloroso, Sandra Morán reconoce que su conciencia política terminó naciendo entre la escuela y el arte, y entre el exilio y la música para terminar convertida en una nieta consciente de la contrarrevolución de 1954 y en una de las sobrevivientes del genocidio de la década de 1980 que desangró nuestra tierra.


Su vida evidencia la dureza de la lucha de las mujeres por ser asumidas como actoras en el país y dentro de la izquierda, por eso, reflexiona críticamente sobre los errores históricos de la izquierda organizada que sobrevivió la represión estatal instituida en el marco del conflicto armado (1960-1996), pero que cometió el crimen de destruir al Frente Democrático Nueva Guatemala (fdng) para satisfacer ambiciones personales de una dirigencia que se negaba a delegar espacios de autoridad.

La crítica de Sandra es sutil pero aguda, aborda la doble moral de llamarse de izquierda, pero votar por la derecha; de apostar por destruir movimientos para fundar partidos políticos o de asumirse feministas, pero negarse a reconocer las múltiples identidades de las mujeres diversas de Guatemala para vedarles espacios de poder a quienes son racialmente diferentes o sobreviven desde los espacios marginales.

Reflexionando sobre su vida, la autora concluye al compartir su paso por la legislatura 2016-2020 para documentar desde adentro, cómo el Congreso está al servicio del Pacto de Corruptos y no de las poblaciones que viven despolitizadas, enfrentadas, dispersas o adormecidas.
Irma A. Velásquez Nimatuj